Conociendo los costos y precios, el cálculo del punto de equilibrio es muy sencillo, pero se asumen ciertas condiciones poco realistas.

Cuando escribí el artículo sobre el margen de beneficios, a sabiendas de que saldría de vacaciones, me comprometí a escribir la semana siguiente sobre el punto de equlibrio.

¡ Pensé que podría hacerlo el día antes del viaje !

Pero, como siempre ocurre, ese día surgieron varios imprevistos que me impidieron escribir.

Al regresar, entre el cansancio del viaje, las cosas que quedaron pendientes y las que debieron hacerse en esos días, tampoco lo he hecho. Hoy con mucho retraso, intentaré expresar en forma sencilla qué es y cómo se calcula el punto de equilibrio de una empresa.

El punto de equilibrio es el número de unidades que debemos vender para cubrir la totalidad de nuestros costos. Responde a la pregunta ¿cuál es el mínimo de unidades que debo vender para no perder dinero en este negocio?

También puede expresarse en unidades monetarias (¿cuántos euros debo vender …?) e, incluso, en días de venta (¿cuántos días debo trabajar …?)

Para calcularlo debemos clasificar nuestros costos en variables y fijos:

  • Costos Variables: Son aquellos que varían en forma proporcional a la actividad de la empresa. Si hoy vendemos el doble, estos costos se multiplicarán por 2. Y si mañana no vendemos, no gastaremos en ellos. Usualmente encontramos aquí las comisiones por producción y por venta, materias primas, transporte de mercancía, etc. Si su política de presupuesto publicitario es la de invertir un porcentaje de las ventas, este también será un coste variable.
  • Costos Fijos: Son aquellos que no son sensibles a pequeños cambios en la actividad de la empresa. Usualmente se incluyen los gastos de personal (si eres autónomo o emprendedor, recuerda incluir tu salario, beneficios sociales y otros gastos asociados a tu labor. Tu eres un (o él) accionista, pero también eres empleado de la empresa), alquileres, servicios, seguros, etc.

Es importante recordar que los costos fijos no son realmente fijos. Si nuestra actividad se incrementa sustancialmente, deberemos contratar mas personal, alquilar un local u oficina mas grande y consumiremos mas electricidad.

El IVA no es un costo, recuerde que quién lo paga realmente son sus clientes. Ud. y sus proveedores actúan como recaudadores.

El impuesto sobre la renta no es un coste variable, ya que su monto depende de los beneficios, no de las ventas. Pero tampoco es un costo fijo, ya que es sensible a pequeños cambios en la actividad. Para evitar las dificultades que genera su estimación y clasificación, se estima el punto de equilibrio antes de impuestos.

Sin embargo, cuando los beneficios son cero, el impuesto sobre la renta también es cero. Por lo que esta decisión, en realidad, no afecta al cálculo.

Los tributos pueden ser fijos o variables, dependiendo de si el hecho imponible es “fijo” o “variable”.

El mantenimiento de maquinaria es un costo fijo se se realiza periódicamente y un variable si se realiza cada cierto número de unidades producidas u horas de trabajo.

Habiendo clasificado los costos y conociendo nuestro precio de venta, podemos calcular:

En este punto lo primero que debe preguntarse es ¿con mi estructura actual puedo vender esa cantidad de unidades?

Si la respuesta es no, debe recordar que los costos fijos no son realmente fijos. Si nuestra actividad se incrementa sustancialmente, deberemos contratar mas personal, alquilar un local u oficina mas grande y consumiremos mas electricidad.

Por lo tanto debe estimar los costos fijos en los que debería incurrir para vender dicha cantidad de unidades y recalcular el punto de equilibrio (que resultará mayor que el calculado inicialmente).

El punto de equilibrio es una herramienta muy útil debido a su facilidad de cálculo e interpretación, pero puede encontrarse con ciertos gastos difíciles de clasificar como fijos o variables, se asume que se venden todas las unidades producidas y que los costos variables son proporcionales a las ventas (lo cual no siempre es cierto, por ejemplo, los proveedores pueden ofrecernos descuentos por volumen y los vendedores pueden recibir una comisión mayor al incrementar sus ventas).

Úselo, pero procure ajustar estas variables lo mas exactamente posible.